Etiquetas

domingo, 13 de julio de 2014

Brasil: el fin de una bella época.

Réquiem por la magia verdeamarelha.

De niños, a principios de la década de los años ochentas, jugábamos a ser Brasil, peleábamos por llamarnos Brasil en aquellas picas callejeras; nos creíamos brasileños cuando teníamos el balón en los pies, lo hacíamos que corriera alegremente, buscábamos dar el toque lo más estético posible, buscando emular a los virtuosos que veíamos en la televisión; en nuestras cáscaras callejeras, nuestros sobrenombres -los ahora denominados "nicknames"- terminaban en "inho", y éramos una hermandad, ya que todos nos apellidábamos "do Nascimento"; y todo por la admiración que nos causaban aquellos portadores de la mítica casaca verdeamarelha; nos dejó marcados de por vida. 

Pero, al parecer, esa magia se ha extinguido. Los niños de hoy en día, viendo ese remedo de Scratch du Oro, esa parodia de selección brasileña que osó jugar el Mundial 2014, no sentirán nada; vieron una selección brasileña que les despertará la misma admiración que cualquier escuadra de medio pelo.


Monstruos como Pelé, Rivelino, Zico, Sócrates, Dirceu, Junior, Toninho Cerezo, Falcao, Juninho, Cafú, Rivaldo, Romario, Bebeto, Ronaldo, Ronaldinho, Kakâ y demás brasileños capaces de crear bellísimas fantasías sobre el rectángulo verde, parecen ser parte de una extinta estirpe, que ha sido engullida por ese nuevo orden mundial llamado fútbol utilitario.

Si tenemos algún compromiso con la estética, así como con los ecosistemas de nuestro planeta, debemos estar de luto hoy, que nos hemos dado cuenta de que se ha extinguido una especie, la de los magos del balón. El equilibrio del orbe se encuentra sumamente alterado.

Así como en Las Guerras de las Galaxias, el futbol mundial de golpe se ha dado cuenta de que se han extinguido los Jedi. Se siente un gran desorden en la Fuerza. Lo único que nos queda a quienes amamos el futbol espectáculo, es mantener viva la esperanza de que por ahí haya quedado algún Yoda oculto en la selva del Amazonas, y que pronto haga resurgir a esa portentosa pléyade, para bien de ese juego tan hermoso llamado futbol.

3 comentarios:

Ana del Bosque dijo...

Muy buena reflexión y equiparación Quique, muchas felicidades y que la fuerza nos acompañe! Jajaja

Ana del Bosque dijo...

Muy buena reflexión y equiparación Quique, muchas felicidades y que la fuerza nos acompañe! Jajaja

Ana del Bosque dijo...

Muy buena reflexión y equiparación Quique, muchas felicidades y que la fuerza nos acompañe! Jajaja